Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2013

UN CUENTO EN OTOÑO

No quiero que nadie crea en el relato que hoy vengo a contar, pero debo externar este sentir con mis plumas negras, relatar lo que una tarde de otoño con algo de lluvia sucedió…
Hace ya algunos años que frecuento un restaurante con la finalidad de beber café en una taza de fondo infinito, estar en la terraza de la locura (así la llamo), aunque el restaurante le ha dado el nombre de área de fumadores, como si fuéramos una especie extraña que debe ser vista a través de cristales y aislada del universo que se encuentra dentro del restaurante. Ahí, en esa terraza que ha sido fuente de inspiración para algunos de mis poemas y cuentos, observando a la gente que camina, los ruidos de una ciudad que busca su calma en las noches; ahí, sentado en ese lugar fumando un poco, bebiendo de mi café y en algunas ocasiones bien acompañado de un libro, es donde encuentro la calma de mi día. En ese lugar he visto varias personas, de hecho ahí conocí a grandes amigos por el simple hecho de frecuentar el mis…

LA ESCULTURA

Las mejores personas son aquellas que nos dejan su mensaje como una semilla dentro de nosotros, que con el paso del tiempo germina y nos brinda enormes frutos, de los cuales, se vuelven semillas para las demás personas. Una persona que implanta en nosotros una semilla de esperanza, alcanza la eternidad mediante su mensaje…

Hace tiempo, en una ciudad del Norte de México; un escultor de edad avanzada del cual no se sabía mucho porque su vida ha sido muy enfocada a sí mismo, sus creaciones, su imaginación; fue contratado por el gobernador de esa ciudad para crear una escultura en homenaje a lo que él consideraba lo más puro de la humanidad: la esperanza. El escultor que tenía un estudio con grandes maestros literarios convertidos en libros y muchas herramientas de pintura, meditó durante algunas noches y sus días bajo su ventana, ahí, observando la ciudad y poder lograr transmitir a su creación la esperanza. Observó todo lo que pudo observar pero veía caras tristes y caras con máscaras en…

HISTORIA DE AMOR

Dentro de un bosque en plena tormenta, donde centellas, relámpagos y truenos caían; invadían la tierra. En esa noche, una rama fuerte de un árbol frondoso soñaba con el viento pero cayó a causa del rayo y su estruendo. Pasaron días en que alguien al bosque visitara. Un hombre de ya muchos años en los ojos, con la caoba obscura en su piel y la blancura de las nubes en su rostro se posaban. Arquímedes es su nombre. Él viaja a los bosques a pensar, recolectar una piedra o madera para pasar el tiempo y esta vez cuando visitó el hogar de los santos inmortales verdes, observó con detenimiento la rama que la tormenta ha dejado en el suelo. Algo a él le decía que esa rama, ahora madera en el piso, tenía un sueño que le habían arrancado los dioses del trueno; hubo una conexión mágica, de esos momentos que vemos en los cuentos de hadas. Él tomó con sus brazos el trozo de árbol, lo arrastró hasta su casa, una leve cabaña lúgubre pero cómoda para sus necesidades de observar la vida que no le corr…