Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2015

MI MUSA: ELLA

En calidad de servicio, de conquistadora, dadora de ideas que luego desecha las ropas de la timidez, optando por espadas con el pensamiento de lacerar la piel de mi espalda; llega cuando quiero, se escapa, no me obedece, luego viene por si sola y pide permiso para irse; cada movimiento es rebelde pero otras veces se sujeta a los hilos en espera de que ella, como marioneta, cobre vida con mis palabras; la enjaulo, le entrego los palacios de mármol volando en cascadas infinitas o la mando a comer de las flamas del infierno cuando así lo requiera; tatuajes de mí en su piel, unos en protesta de mi esclavitud, algunos codificados para ser enviados en mensajes de auxilio, que alguien venga a su rescate pero le detengo, se convence de estar a mi lado pese a pese, pase lo que pase; momentos de intimidad para recitarle en silencios lo que me hace delirar, aunque terminemos lacerando nuestra piel, derramando lágrimas, pidiéndonos perdón o jurando ante los cielos que esto es el verdadero amor; ven, y viene; no vengas, se detiene; …

OCÉANO EN CALMA

Pactamos sin voz la cita que abraza al encuentro sin ser llamado, jugando a estar, a hacer agua para convertirnos en humo y tratar de no escapar, volvernos serpientes que se trenzan, apretándose más para darle la bienvenida al fuego que se despierta de los cielos para alimentar los infiernos; tu piel desprendida para que mis labios la tomen prisionera, mi cuerpo expuesto para que tus manos laceren, marquen, me revistan de tatuajes de tus caricias todo el cuerpo; te convenzo, me convences a más en la sutil invitación donde la respiración se agita como quien sopla en los mares para arrebatar los navíos de la vida; ojos cerrados, liberándose al placer; cautivos y rehenes de cada sensación en la danza de los perfumes, de los aromas, de la excitación al ritmo de besos y sabores, deseos, frutas enigmáticas donde la granada se derrama para volverse parte del vino, subiendo por tu cuerpo como quien alcanza los cielos desde un árbol para morder y degustar tus senos como aquella fruta endulzada con jugo y néctares emánanos de los…

DOS IDIOMAS, DOS CIUDADES Y UNA PROMESA

Llevo en el bolsillo el talismán de tu sonrisa que guarda mis días entre manjares de dulces recuerdos donde fuiste tú la única protagonista de escenarios sumergidos en el encuentro de una tarde en una ciudad tan ajena pero sincera en sueños, en anhelos y deseos. Mis temores y dudas se fueron evaporando, el miedo a un rechazo, a cargar tu adiós en un lugar ajeno... no sé cómo pasó, bueno, tal vez lo sé, pero no sé cómo explicarlo. Ahora tengo en el bolsillo el talismán de tu sonrisa que me fue entregada de tus manos. Me embriagué de ti, comiste de mi alma, y saciamos la curiosidad por saber de nuestros defectos entre los acordes de tu voz al mostrarme tu ciudad. Una tarde de lluvia bastó para conocerte y armarme de valor para hacer algo que pensé sería un rechazo pero resultó en días gloriosos donde en algunos, ya los últimos, logré tener la dicha de despertar a tu lado. Dos idiomas que no se pretenden con un origen en común, dieron como resultado un breve sueño ambientado por aromas y sonido…

HABITACIÓN 213 (¡¿Extraños?!)

Ese teléfono que suena tan de mañana en mi día libre, nunca es algo bueno cuando eso sucede. Una vez más Marcelo, mi corrector de estilo, quien ahora me informa que debo viajar mañana mismo a Querétaro para una reunión con una mujer que está interesada en crear un libro junto conmigo sobre erotismo. No sé a qué se debe tal hecho, pero no escribo sobre erotismo ya que sólo dejo que mis recuerdos se abracen con mis fantasías. En fin, la curiosidad es más grande y a Marcelo le digo que lo veré mañana en el lugar y hora acordados. Es un fastidio para mí el estar empacando y desempacando, tengo siempre la sensación de que algo olvido en el hotel. Busco mi maleta, una pequeña para un viaje de un par de días. Ahí, en esa maleta azul con franja gris que esta vez usaré para ir a Querétaro he encontrado un botellita con shampoo del Hotel Marina, en Huatulco. La abrí y el aroma me ha recordado a ti, de esa vez que nos fugamos a ese lugar, lo que vivimos y lo que hicimos.
Jugamos a ser desconocidos…

TORMENTA DE DOS

El ambiente lo entrega, se siente en la piel que juega a comunicarse con la otra piel, resonando, acariciándose bajo el mensaje secreto donde dos se presentan vestidos con historia, miedos, preguntas, y realidades; desnudando su alma para reconocerse vulnerables, resguardados por el ambiente que llega con las banderas ondeantes por los vientos, marcando lo siguiente, lo que viene, mostrando en la mesa todo aquello escondido para revelarse al tacto de la mirada, guardando silencio, conmovidos por el momentos, dos, dos que ahí están, mirándose de a poco, comiéndose entre pensamientos cuando la conversación se degusta con palabras sin sentido sólo por el hecho de contar un día, tejer una realidad para que el otro la comprenda; destinados a verse atrapados en lo que el ambiente ha cantado con el rugir de su luz, estruendos lumínicos que estallan como serpientes, dragones representando lo divino; la humedad se siente en los labios y ambos van dejando que el silencio los arrope, les recite tranquilamente que deben adentra…

CAFÉ NEGRO

Revelándose ante mí como el mover de las manos de una sacerdotisa, mostrándome los caminos que se unen, convergen, dejando la vestimenta de un delta para volverse en un sólo caudal, golpeándome de manera etérea, resguardando, acariciándome las manos con el calor penetrante de un suspiro pausado, poniendo en mis manos el alivio, en mi boca el nombre perfecto a dictar al viento; sembrándome el aroma exclusivo, reconocible, tatuado en mis memorias dejándose en mi vida como delirio, objeto, cuerpo del deseo; sofocándome, arropándome en tenues misterios, revelando la vida, la suerte y la muerte; adentrándose en mí, rasgando con la caricia tibia mis adentros, reclamándolos como suyos, olvidando mi nombre para plantarme el suyo; destilando en mi lengua el suave sabor de su alivio. Benditos seamos quienes ahora vienen, los que ahora llegan, los que se van, todos ellos sean benditos porque llegan a reunirse al calor, a los aromas, al cuerpo de la bebida que se hace puente, nodo y sendero; gracias vida, gracias por poner…

LA ESENCIA DE LAS COSAS

Siente, despierta y vive; no lo pienses, déjalo ir, deja que venga, que llegue para que vayas, regreses y vueles; observa tus manos, cobija tu mirada en el danzar del fuego, atrápate en el aroma perdido de un perfume sin dueño; acaricia el viento con las palabras que no dices, siembra los sueños que recuerdes y endulza tus pasos con el ritmo de aquella canción rebelde, aquella que nunca has olvidado; mírate al espejo, amate en una mirada, suspira por ti porque fuera de ello hay quienes esperan saberte para llevarte como amuleto en el desliz de una mirada, de un saludo, de un apretón de manos o pensamiento de ya haberte conocido; déjate consentir por el día, duerme sin pesadillas porque amas todo lo que viene a tus sueños; arropa las palabras prohibidas como recuerdos de quien te mira, de cómo los miras; nunca olvides tus murallas ni fronteras bajo el hechizo eterno del amor que profesas por ti, por ti mismo para luego entregarlo a quien te rodea; no te pierdas en la vanidad, la lujuria o el egoísmo; ten en cuenta,…

ÁNGELES

Está bien llorar, dejar en libertad algunas lágrimas, abrazos cristalinos, nos enjuagan en la paz y dicha que pronto llegará; seca tus ojos con cuidado, suspira profundo, suspira bien; inúndate de vientos cálidos, cierra los ojos un momento permitiendo que venga lo bueno... Sonríe, no lo dejes ir; acaricia el espacio con la luz de tu sonrisa, evoca lo sacro, lo divino en un acto seguro, ¡páusalo!, que vuele lejos porque es en una sonrisa donde se porta otro mensaje así como en el llanto, como también en un abrazo; palabra de apoyo; al proteger, al hacer y decir, porque nuestros actos nos separan levemente de una realidad si es que cada acción es con el corazón entregado, sin esperar, sin buscar pero encontrándonos con reacciones como ondas en el estanque cuando la luna se posa, es invitada a nadar en él; nunca te olvides, nunca lo pienses, sólo actúa, permite a tu alma ser libre de pesos y pasados, llora, grita, canta y sonríe; no olvides, pero nunca, nunca lo olvides, que nuestras acciones son grandes no importando s…

¿DE QUÉ ESTÁN HECHOS LOS POETAS?

Dichosos los poetas pobres... de ellos será el reino de los suelos.
-Maldita vecindad y los hijos del quinto patio-



Recolecta tres piedras en tu camino, pon un manojo de hierbas en tus bolsillos; observa con los ojos en la mano los primeros rayos de sol, saborea el universo que nace de tus labios cuando un beso te es entregado; siente en tus pies el calor de la tierra, la humedad de la misma cuando la lluvia la despierta; recuerda el momento en que sonreíste al recordar un motivo; coloca en tus zapatos nudos de hilos rojos atados por las promesas que siguen vivas; destruye un pensamiento engendrado de sombras al suspirar por el amor que nace por saber que nadie está solo. Hecho eso, imagina que nada tiene tiempo y que el nombre de las cosas nace cuando lo sueñas despierto, observando el mundo como único y que nadie más puede saber del cómo respiras la vida al caminar por la vereda pensando en el sueño que se niega a revelarse, amotinándose en un acto de rebeldía por permanecer oculto y despertar para soñarte. C…

DE TI, UN POEMA

Logrando escribir un poema que es el canto de tus labios sobre mi piel, lacerándome en delicia para llegar al éxtasis dónde mis ojos te atraparan entre las sombras, te retienen, sintiéndote fluir en mí como el aspirar tu perfume habitando mi alma, acariciándome sin cuerpo hasta llegar a sólo tener tu nombre en mis manos, regresarlo a tu piel en marcas de fuego que irán desde tu cuello a tus pies,  sin dejar nada de ti fuera; sofocándote dulcemente con las cadenas que mis labios y manos forjarán para abrazarte, someterte ante mí; siendo yo la noche y tú mi luna, poseerte sin cuerpo, con esencia, borrándote del cielo y del infierno al momento en que me sientes dentro, más y más profundo, navegando, sobrevolando en cada celda de placer que guardas para hacerla estallar ante mí, cayendo prisionero de tu cuerpo en la invasión, dominación y conquista de tu cuerpo. Explosión de la amapola que me transporta al infinito mándala dado de muerte y vida, siendo nosotros el hilillo de un incienso ardiendo en el universo, e…