martes, 7 de octubre de 2014

GUARDIÁN DE TU NOMBRE

Juro guardar tu nombre
entre mis manos
como quien resguarda una promesa;
juro por los cielos
que le cantaré a tu nombre
para que se ilumine cada día
y cada noche pondré en tu nombre
gotas de aceite de oliva,
un par de ramitas de acónito,
dulces, luces de mandrágora 
y un poco de café en grano;
alimentarlo con aliento de mi alma,
darle de comer de mi fe,
arroparlo en los días oscuros
y permitirle volar en todo momento.
Juro por ti, por mí, por todo lo sagrado
que voy a cuidar bien de tu nombre,
seré siempre guardián de sus secretos
adorando sus defectos, amando sus virtudes;
porque en el momento
en que pongas tu nombre en mis manos
debes saber (irreductiblemente)
que podrás dar los siguientes pasos
en total confianza y seguridad
porque ahora tu nombre
lo he de cuidar con esta vida,
con las vengan, protegerlo del mañana
y saber que al despertar
tendré tu nombre, sonriendo,
entre mis almohadas.


Instagram