martes, 31 de marzo de 2015

DESPACITO

Despacito,
como sol derramándose
por la ventana de estancia,
dando pasos lentos,
entregándose,
despacito adentrándome en ti;
conocer tus cielos,
nadar en los lagos
que destellan al verme,
comer de los frutos
donde se guarda tu historia;
despacito, volando a tu lado,
muy lento recorriéndote,
conociéndote y disfrutar la luz
que danza de la flama
en aquella lámpara de aceite
donde la vida, el amor, la fortuna,
la historia y el futuro
llegan para abrazarse
y sólo, con un beso
como chispa de arranque
para liberar la energía
de tu universo con el mío
dando una explosión
recorriendo nuestros cuerpos
calladamente, enloqueciendo
por toda nuestra piel
para liberar miles de flores
en busca de su cielo
y arder, quemarse, unirse con los dedos
trazando caminos,
revelando secretos
donde tu nombre con el mío
se juegan el infinito
en esta danza, tú y yo,
muy despacito.




Instagram

lunes, 30 de marzo de 2015

ESTRELLAS

Desperté de tu pecho
la lujuria que se emana
como una fuente inagotable de aceite
que con un beso
arde para ser envueltos
en un espiral único
ascendiendo al cielo
dejando en nuestro camino
un centenar de semillas
que arden al unísono
de nuestros cuerpos,
adentrándose, penetrándose,
respondiendo al deseo
para consumarlo una y otra vez,
revolviendo aguas,
rompiendo rocas
y contemplando entre espasmos,
dulces frutos nuestros,
como a esas semillas...
las nombran estrellas.


 
Instagram

TU MANO CON MI MANO

Tocar tu mano con la mía
enciende los soles
en aquellos lugares lejanos
donde se desconoce nuestro nombre,
con tocar tu mano
con la mía, y arroparla con la mía
produce lluvias en esas tierras extrañas
donde abundancia llega,
las flores despiertan,
la alegría se derrama
para compartirse y beberse;
tocar tu mano con la mía,
besarla hasta tener tu sabor en mi alma
genera abundancia y amor
ahí, donde el destino
se hace lejos de nosotros
y aquellos, van cantando el júbilo de tenerse.
Tocar tu mano con la mía,
besarla, recorrerla con mis labios
para ir buscando tu boca
que me grita dulcemente
la rebeldía de tu espíritu
y lo hermoso de quien eres...
construye castillos y vidas
allá, donde los soles se encienden,
donde se desconoce nuestro nombre
y está en nosotros seguir
porque cada acto honesto
que sembremos uno en el otro
dará como resultado
la felicidad infinita
en lugares apartados,
lejanos, allá, donde comienza el universo.




Instagram

GUARDIÁN DE TU NOMBRE

Cuido tu nombre,
lo protejo del olvido
y le alimento
con rubíes de granada...
cuido de tu nombre,
cuidaré por siempre de él
sembrando a su alrededor
miles de flores de felicidad,
para que a la llegada de alba
despiertes con una sonrisa,
hermoso sol que dulcifica tu mirada;
cuido de tu nombre,
está a salvo
dentro de círculos de sal,
envuelto en sonrisas,
iluminado por los talismanes
desde el fondo de mi alma.
Cuido, cuidaré de tu nombre
porque es bendito,
se dice en suspiros
apenas lo tocan mis labios
para que nade en los vientos
y abra la puerta a la fortuna.
Cuido de tu nombre
porque es el puente
donde mi locura llega a ti
y vienes a mí,
dejando en mi rostro
preguntas, tiempo, espacio,
lo necesario para que siga,
para que vaya, continué
cuidando de tu nombre
y por fin, en un día, el que sea,
logre volar en la mirada
que los cielos han colocado
en tus ojos, y sienta
que esta vida ha valido la pena ser vivida.





Instagram

NUEVA MORADA

Ven aquí,
toma mi cuerpo;
en estas manos
se derrama el néctar dulce
que brota de esta mirada
cuando me raptas,
me llevas a tu locura
lacerando dulcemente
cada parte de mi piel
con la vibración
de tu nombre
en forma de caricia;
ven aquí,
no temas, no debes temer
porque lo único
que encontrarás
es el amor, y nada más,
yo, te juro, te juro por lo sacro
que hasta de él
te voy a proteger.
Ven, ven aquí,
toma mi cuerpo
que al despertar
me verás ahí,
besando tu alma
para que mi nombre
descanse en ti, su nueva morada.

Instagram

lunes, 23 de marzo de 2015

HOMBRE APÓCRIFO

¿Ese es tu valor?
Le gritas a una mujer,
la humillas, lanzas tus serpientes
tratando de hacerte ver
que eres un "hombre"...
sólo, no ante mi ojos,
sino ante la luz del universo
te juegas el papel de un alma
débil, un pez herido fuera del agua,
una verdadera lástima
que te llames hombre
cuando en realidad eres escoria,
y bien te vaya
con todo lo que guardas en tu pecho
porque andas vacío, andas herido,
lloras como un niño
por un amor que no mereces
porque no lo comprendes
y sólo tienes las garras
llenas de miedo,
de apoderarte y tratar de encender la flama
de lo divino, de la felicidad
pero sólo consigues
hundirte más en tu miseria.
No hace falta insultarte,
desearte mal o humillarte...
suficiente tienes con tu existencia
que irá penando el ser una bestia
tratando a jugar a ser hombre.
No están solas, nadie lo está,
y estas letras llegan para proteger,
resguardar el amor que ustedes,
flores hermosas y compasivas
tienen dentro de su alma;
recuerden, y recuérdenlo bien,
un ser que se jacta de ser hombre
jamás, por ningún motivo,
debe hacer daño a una mujer.



























 Instagram

martes, 17 de marzo de 2015

GALIMATÍAS EN VERSO

Dentro de la nada
estoy complaciendo tus besos
sin poner mi carne en ellos,
nadando en tus adentros,
úsando los pies por vez primera
dando vida a la flama
atada entre las flores de acanto,
temperatura justa, la necesaria
e introvertida para un pensamiento,

arañas rondando, volando,
nocturnos seres que comen dulces
temperamentalmente, en frenesí,
empapados por sí mismos

misma historia, origen,
ícaro regresa...

dados cayendo por los suelos
e incrustándose lentamente en mis ojos,
suplicando que la lujuria venga a vestirme
ésa, sí, esa lujuria que tienes
antes de que llegue el alba
mediante una de tus miradas,
encontrarme, persiguiéndome,

pisando corazones,
islas que danzan en honor al Hades
enterrando papelitos
rayados por cientos de hienas
dadoras de leche de vida
estando fuera desde adentro;

locos son pocos ante los cuerdos
aullando a la tierra

rabias infundadas, largas,
anudadas por las manos sin cuerpo
zigzagueando como zumbidos
óros de palos,
nunca de aquí,

por pura galimatías en verso
oportunidad para no decir nada,
rugir con nada en las manos

misterio de lo que se dice,
ícaros de la verdad.




Instagram

miércoles, 4 de marzo de 2015

SOL VIEJO EN CHETUMAL

El sol viejo
camina por las calles de Chetumal
invitando a los sonidos
que ratifican la tarde,
se oyen los elotes tiernos,
que han llegado los esquites,
los tamales se hacen presentes
(horneados, torteados o colados)
y la bocina de la bici del panadero,
todos recorriendo las calles
en busca del comensal,
gusto por los panes a la leña,
por los elotes, y a veces, por las marquesitas
a domicilio, manjar suculento
de la nutella y el queso de bola
en la oda de sabores
para engalanar el paladar;
benditos quienes van de calle en calle
con el sol viejo en sus espaldas,
anunciándonos que la noche llega,
despertando a los murciélagos
para que les pasen la estafeta de los cielos;
los gatos se estiran
para emprender el andar nocturno
en busca de espíritus y espectros,
gendarmes de nueve vidas.
El sol envejece más
y los tamales, elotes, panes y marquesitas
ya han comenzado a desfilar.

Instagram

martes, 3 de marzo de 2015

MUERTO

No les eches la culpa
a los demás por tu soledad.
No mendigues abrazos,
no mendigues cariños.
No pienses en tu soledad como un castigo.
No les destruyas el mundo a quien te rodea.
No finjas estar bien cuando la muerte te fermenta.
Cierras los ojos y nada te rodea,
y no te puedes dar cuenta de la vida que te pasa,
que no te espera.
Muere lento en tu misantropía,
muere con cada día
en el que dices estar tan bien que nada te afectaría.
Solo de corazón,
soledad que nunca entenderá tu razón.
Eres un muerto que camina en vida,
que no sabe hacer más
que buscar el amor en la mentira.
Me das lástima, me ahogo en tu pena
porque no haces nada porque nada te consuela.
Muere lento,
muere persona que se niega a estar
sola porque lo consumen los recuerdos.
Muere lento
pero muere de verdad y no le eches la culpa
al mundo por tu soledad.


Poema perteneciente al libro DOS HISTORIAS, UN FINAL. Dando click AQUÍ puedes adquirir los libros, o manda un correo a editorialmaludebalam@gmail.com

Instagram

lunes, 2 de marzo de 2015

BAR GATO NEGRO

Contemplar el cielo, el jardín oscuro del universo; uniendo estrellas con el fuego de este cigarrillo mientras observo la figura tan cadenciosa del humo danzar ante mí.

Recordar al unir estrellas tus lunares y sentir el cuerpo bañado de tus besos, vibrando aún de nuestro encuentro. Citarnos en el bar El Gato Negro, un lugar que se esconde entre las calles de la ciudad para no ser devorado por acciones plásticas, un lugar, un oasis para quienes logran citarse en un momento íntimo y tomar un trago, conversar de algo… pero es el campo de batalla para la seducción. La atmósfera tenue, un poco de jazz suave que incita al vaivén de las manos como del el cuello en una total conspiración sonora donde la complicidad de las miradas es el lenguaje apropiado; con una decoración salida de aquellas fotografías de un París de oro, donde la tecnología actual se mantenía como un sueño inalcanzable.
Verte entrar al lugar, ese vestido negro que entalla tu figura, zapatos altos; observarte femenina en cada paso; al cargar tu bolso, retirar las gafas oscuras de tu rostro y tu cabellera cayendo como una gentil cascada de lujuria por tus mejillas. Te acercabas, me levanté para darte la bienvenida al lugar, retirar la silla y ser cortés contigo, no tanto, porque al sentarte fui osado al poner mis labios sobre tu cuello y dejarme un poco de ti en mí. Un gesto que pareció no ser malo, moviste un poco la cabeza para luego sonreír.
Una conversación bastante cercana, un par de tragos siendo testigos de esto, y entre las palabras danzantes ante nosotros escondiendo la batalla que emprendíamos; un roce de tu mano, miradas que llegaban como dagas para herir amorosamente nuestra piel.
Observaba tus labios, los poseía ante mí sin tregua alguna, hacías lo mismo al tomar mi boca como tu rehén. Sentí como cruzabas la pierna, lo sé porque fue tu pie al vuelo el que me tocaba levemente; respondía a ti, pues la batalla de esta seducción se ha llevado a todos los niveles. Te miraba fijamente, recité versos que llegaban como aves feroces por anidar en tu alma, volaban por todas partes, de entre todos lados; volando al ritmo de la música embriagante del ambiente.
El alcohol se acentuó en nosotros, nos dio la excusa perfecta para acercarnos más a más. Logré ver tus labios muy cerca, hasta podía sentir tu aliento vibrando, reclamándome en cada poro de la piel; tu oído fue endulzado, vestido con mi voz al confesarte el deseo que brota dentro de mí, deseo que surgió al contemplarte cruzar el umbral de un mundo gastado en lo real a este mundo que en cada momento fuimos construyendo como nuestro. Seducir directamente a tu espíritu con esta voz que fue adentrándose, abriéndose paso por ti; tocando tu corazón, fuente de ideas, seguir en toda tu piel para inundarla con la vibración que coloqué en tu cuerpo hasta llegar a poseer tu sombra.
Las caricias furtivas fueron acentuándose, se dejaron caer como fieras sobre su presa llevándonos al valle del deseo, hambrientos uno del otro, sedientos de más.
El trayecto hasta ahí, el lugar final de aquella cita, lugar palpable que se hace nombrar El Amanecer; se nos hizo agua, dejamos el tiempo a un lado por la urgencia nuestra de tenernos.
Entramos, abriendo la puerta con una señal para que una dama diera pasos elegantes en el recinto; pero al cerrar la puerta se percibía el aroma dulce del clímax de esta batalla… tomé tu cintura para hacerte hacía mí, atrapé tu rostro entre mis manos para reflejarme antes de perderme en tus labios; ese beso nos transportó fuera del universo y nuestros cuerpos emprendían reacciones para conmemorarlo. Tus manos llegaban como serpientes y me dejaba cautivar por ti. Entre besos, perdías terreno ante mí, iba cercándote, llevándote al lecho que grita por abrazarnos pero en un descuido, sumergido en el incontrolable deseo por verme dentro de ti; te liberabas para tomar mi mano y arrojarme al sofá, sin darme un respiro, la  belleza de tu cuerpo me hacía prisionero. Tus piernas sobre mi regazo, dominándome, dejando en libertad a mi boca sólo para ti. Desnudarte, retirar ese vestido que encendió la furia de tenerte, exponer tu piel; consumirla a besos y lograste sentir como este cuerpo reaccionaba por ti, se excitaba cada vez más por ti. Tus manos bajaban, desnudabas mi torso, bajan más y tenías entre ellas al sátiro sediento de tu valle perfumado de amapola. Despojados de toda prenda, fue un acto fuera de nuestros pensamientos; eran ambos corazones los que latían en aquel suspiro por ya encontrarse, unirse en único ritmo; refugiándose cariñosamente.
Sentí el dulce lago que nacía de entre tus piernas abrazando mi sexo; nos sentíamos en fuego dentro de la humedad que habíamos generado. Tus caderas se movían en un vaivén sensual, mis labios sobre tu cuello y te llevaba hacía atrás para que dejarás ante mi boca tus bellos senos, detenernos, saciar el capricho de morderte, besarte y pasar la lengua en tu pecho. Momento de calma y calor, donde te dejé caer sobre el sofá para cubrirte con mi cuerpo, poseerlo; reclamarte como mía.
Tus piernas me daban la bienvenida, y sin dudarlo, comencé a penetrarte; buscando tu corazón dentro del laberinto…  instante donde fui capturado por tu cuerpo al mismo tiempo que lo hacías con la mirada,  instante más dulce, feroz, tierno y lleno de lujuria que fuimos derramando ahí, en todos lados. Moverme, llevarte, empujarte con cada movimiento al penetrarte; observando tu cuerpo sucumbir ante el mío; cada vez más rápido e intenso, buscando la vida al morir junto a ti en un suspiro, estallar en el fruto bendito del deseo, mordernos los labios, bebernos y comernos al regresar del fin del universo en un cálido orgasmo…
Mares de cariños, de tiernas caricias mientras yacíamos desnudos uno con el otro; recuperándonos de esa vida nueva para volver a comenzar, explorarnos y volar fuera de todo, a nuestro mundo.


El tiempo regresó, te observo dormir plácidamente y es cuando me acerco al balcón para apreciar la noche, a unir estrellas como lo hice con los lunares de tu cuerpo.



Instagram

EL BESO DE LAS SOMBRAS

Rásgame, lacera mi piel
con besos y garras;
hazme sentir que la vida
viene, se va, se me derrama;
procura tener en tu boca
las marcas de mi cuerpo,
muerde mi piel, sángrala,
bebe de mi alma, de mi espíritu;
deja en tus manos las líneas
que indican los centros
donde exploto al tacto de tus manos;
siembra en mí el sabor de tu labios,
los néctares que emanan de tu saliva
para llevarme a los sueños
las formas y figuras de tu cuerpo
que estalla, se reconstruye,
me envuelve y atrapa.
Hiéreme el corazón,
toma de mí un mensaje
para esas noches donde estemos separados
y pórtalo como un estigma
en forma de talismán, grabado, forjado en el fuego
que brota al decir tu nombre en la oscuridad
cuando tu cuerpo llega como sombras
para enterrarme en la profundidad de tu mar.
Devela el mensaje en el momento apropiado,
y sabrás que el cielo, sin importar lo nublado,
se abrirá para exclamarte que por ti, siempre,
me tendrás aquí, pensándote, extrañándote
siendo mejor cada día para ir a tu lado,
volar juntos al sol, al miedo, al infinito.
Lleva de mí un poco de mí,
será amuleto para tus días, para tus noches,
y en cada paso sabrás que los temores 
que tenía por ti, fueron evaporados,
robándote al egoísta, al miserable, al forastero de corazón
para dejarme desnudo y vulnerable
sin temores ni dudas
porque el amor que me entregas
logra en mí, la más invencible de las armaduras.
Devórame, haz que clame tu nombre por más,
átame, consume el fuego que tengo
para avivar el tuyo e irnos juntos al origen de la muerte
en el beso de sombras
donde dos, siempre, con amor, serán siempre uno.



 Instagram