Ir al contenido principal

QUÉDATE (#CazandoMusas)

I

Quédate...
es la palabra
que se esconde
cuando te digo hola,
cuando pregunto por ti,
cuando te mando un mensaje,
cuando te escucho,
cuando callo,
cuando despierto.

II

Quédate...
 quédate en mis manos,
 quédate en mis ojos,
 quédate en mis caricias,
 quédate en mis labios,
 quédate en mis pensamientos,
 quédate en mi deseo,
 quédate en querer saber más de ti,
 quédate en mi cuerpo,
 quédate en mi voz,
 quédate en mis palabras.

III

Quédate...
sólo eso,
no sé qué pasará,
te prometo no prometer,
cumplir, hacer, decir;
ven, guardo un espacio
muy cerca de mi alma
donde he colocado las estrellas
que he observado
durante tantas noches
donde he pensado
en decir esta palabra
que se guarda en mi mirada.

IV

Quédate...
veamos qué sucede,
pasemos la mañana,
desdoblemos la tarde,
abracemos la noche,
repitamos nuevamente,
tantas veces
como tengamos tiempo
entre las manos.

V

Quédate...
vamos a jugar
a verte despertar,
a verme despertar,
a preguntar si comiste,
a mandarte fotografías de nubes,
a cocinarte,
a jugar.

VI

Quédate...
hasta en mis silencios
grito esta palabra,
la dibujo con mis ojos
entre los aires,
la siento latir en mí
estando en la bahía,
la suspiro cada vez
que recito tu nombre en mis labios,
la expreso en cada vibración
sobre mi piel con cada sol.

VII

Quédate...
una palabra
como arrojada
dentro de una botella
sólo para tus ojos
y encuentres en ella
mi mano extendida
invitándote a mí
(tocando mi pecho),
a quedarte aquí.



POEMA: Quédate
AUTOR: Luis Antonio González Silva
LIBRO: Versos furtivos, besos derramados
#CazandoMusas
Más poemas en CAZANDO MUSAS 

 Instagram

Comentarios

Entradas más populares de este blog

DESNUDARTE SIN TOCARTE (poesía erótica)

Escribirte es como hacerte el amor más allá de los cuerpos porque entro en tu piel, penetro tu alma y nos hacemos de todo, jugamos a todo, bañados en deseo. La pasión que se nos viene y se nos derrama, va recorriéndonos; la veo fluir, la siento palpitar con cada letra que se despoja de mis manos. Siento tocar tus muslos, tus senos, tu cuello, no dejo nada de ti sin ser tocado por mí. Hacerte el amor al entrar por tu mirada, invadirte, hacerte mía entre suspiros, sonidos; reclamar tu cuerpo como mío. Escribirte, amarte con intensa locura. Es soñar pero sentir al mismo tiempo que logras percibirme muy cálido, inundándote de mí al estar dentro de ti; sentirte como me abrazas entre tus piernas, me destruyes pero al mismo tiempo me refugias en ti. Puedo tener la piel explotando en su calor, todo lo que generas en mí al pensarte, al escribirte. Es una seducción a distancia, sin haber un abismo ni puentes; es seducir tu alma, desnudarla, consentirla sin dejar de pensar en tenerte. Es una seducci…

TE HARÉ EL AMOR SIN TOCARTE

Hacerte el amor no es entrar dulce en ti hasta caer desnudos, bañados en amor; es tratarte como mujer, dama, diosa ante mis ojos; acariciarte, seducirte sin tocarte sin olvidar que eres la mujer hermosa que danza libre ante la mirada. Te hago el amor entre caricias de mis palabras, al escucharte plácidamente para liberar tu cuerpo del día. Soy un hombre que te seducirá en todo momento, soñándote con tierna lujuria y consentirte a cada instante. Contemplar tus ojos de océano cuando se abren en júbilo con los detalles que coloco en tu día; espantar fantasmas y noches para que tu sueño te sea una delicia. Te haré el amor sin tocarte, sin cuerpos, delicadamente al recitarte el majestuoso destello que destilas al caminar y escribir sobre tu piel las palabras que intentan torpemente el vestirte, ensalzar la belleza de tu mirada. Hacerte el amor es tratarte divinamente como mujer.

DESEO TU ESPALDA (poesía erótica)

Me preguntas qué es lo que observo de ti, respondo fácilmente pues me encanta tu espalda que se oculta de mí, ese lienzo que mis labios han deseado tocar para vestirlos con la locura que sólo mis besos podrán sembrar en tu piel; conjurando hechizos donde podré saber del tiempo al sentir tu espalda desplegarse ante mí, degustando cada forma, sintiéndome rendido y protegido ante los espacios que tu figura me entrega, oasis y dunas que danzan, se excitan en cada caricia que aviva el fuego naciente de tu vientre, cerrando tus ojos para deleitarte, sentir a profundidad mis besos, mis manos tocarte y saberlas suaves pero también sentirlas como garras que te atrapan, te reclaman mía; trazar con mi lengua las fronteras exactas para poder volar sobre la piel de tu espalda... preguntas qué observo de ti, observó con los ojos cerrados el deseo de tener tu espalda en el abrazo cálido de mis labios, encendiendo las antorchas que darán paso al Circo Erótico donde somos dos dispuestos a perdernos fuera del universo, ocultos del sol y …