Ir al contenido principal

ANTES DE QUE LLEGUE EL ALBA (#CazandoMusas)

“Me he inventado miles de mentiras;
donde sonrió, donde tú me amas…
donde tú, vuelas a mi lado…”

            Paulo C. Hernández Tovar                
                              @_detuamor_



I

Estoy aquí como un hombre,
como la representación de todo hombre enamorado
que viene a luchar por alguien;

vengo a luchar por ti, porque no te vayas.

Tengo mucho que aprender de ti,
no será fácil, no quiero que lo sea
pero tengo tiempo (el suficiente) 
para ir conociéndote, amándote más,
tal vez no siempre
porque el siempre se va de las manos
para caer en la ironía.

Cometo errores,
no soy perfecto y no quiero serlo
   (sobre todo para ti), dejar eso que guardo sólo para mí:
    que te miro sin que te des cuenta
    la silueta de ti al caminar,
    tengo fantasías y lujuria por tu cuerpo
    cuando te vas a trabajar,
    que logro llorar emocionado
    cuando me dejas notas en el espejo,
    la forma en cómo recuerdo
    aquellas bromas que me haces para que sonría…
   

Soy un hombre enamorado
que viene a ti,

      arrepentido por no comprender más allá,
          por creer y suponer,
                por no saberte escuchar…

con el corazón en la mano
vengo a decirte que me merezco una oportunidad.


II


—No, no puedo —dijiste con los ojos inundados.

Todo estará bien, dije que estará bien
pero no dije cuándo sucederá
porque desde entonces
comencé a caer en un abismo
donde mis alas se negaron a volar;
mañana será diferente,
lo repito para convencerme
y no saber de ti en cada nube,
en cada ráfaga de viento
que toque mi rostro
pidiendo respuestas al mirar al cielo.

Te fuiste, no estás,
intenté convencerte
pero mi voz no llega,
la distancia se acrecienta
y mis palabras
sólo tienen dos palomitas azules
que mueren en la soledad
sin su respuesta.

Afuera llueve, llueve mucho
tanto como mis ojos
que exigen tu mirada.


III


Llevo algunas noches
durmiendo con tu recuerdo
a un lado de mi almohada,
y tu recuerdo me dice que no me vaya,
que te abrace fuertemente,
 que no te irás cuando llegue el alba;

me dice tantas cosas,
riendo en todos lados de mi casa
para ir inundando con mis lágrimas
los rincones que tocaste,
enjuagándote de mis memorias.

Estoy cansado, ¡basta!

No quiero seguir pensando en ti
y que se me desborde la lluvia por la mirada;
no quiero, ya no más, ¡que se detenga!

No quiero llorar al decir tu nombre
porque antes suspiraba y sonreía al tocarlo con mis labios.

Ya mañana (tal vez) será diferente
pero ese mañana no llega
y con cada día
tu recuerdo, ése que duerme a un lado de mi almohada,
se va haciendo polvo,
 se va, se desvanece...

dentro de poco
también tu recuerdo
se habrá ido como lo hiciste
antes de que llegará el alba.


IV


He olvidado cómo eres,
 olvido que te he olvidado,
  que he dejado de inventarte
   dentro de mis días
    por miedo a vivir una mentira;

olvidé tu figura en mis manos,
desperté, despierto sin llorar,
sin pensar en llamarte
con una excusa de pizarrón
para convencerte;

dejé de escribirte,
 dejé de pensarte,
  dejé de llorarte,
   dejé que tu recuerdo se fuera,
que no regrese, no más,
aquí ya no hay espacio
para reinventarte
ni para soñarte.

Pensé (tontamente)
que dejaría de recordarte pronto
pero fueron noches difíciles
donde mi piel se abrazaba a mi alma
tratando de buscar el calor de tu cuerpo
que siempre imaginé
para convencerme que estabas ahí.

Te inventé, me inventé
miles de finales felices
que daban paso a miles de comienzos,
donde llorábamos en un beso,
 donde nos hacíamos viejitos, juntos,
  donde todo era una mentira
que curaba mis heridas.

No sé dónde estés,
 estás lejos, yo de ti también,
  no queremos saber más,
   estás bien, yo también, al fin.


V


Nunca te olvidaré
pero ya no duele pensar en ti 
ni le tengo miedo a que llegue el alba





--------------
POEMA: Antes de que llegue el alba
AUTOR: Luis Antonio González Silva
#CazandoMusas
-----
Verso al inicio de Paulo César Hernández Tovar, poema “Siempre reinventando”, del libro: Entre tus manos. Antología de poesía hispanoamericana.


  Instagram



Comentarios

Entradas más populares de este blog

DESNUDARTE SIN TOCARTE (poesía erótica)

Escribirte es como hacerte el amor más allá de los cuerpos porque entro en tu piel, penetro tu alma y nos hacemos de todo, jugamos a todo, bañados en deseo. La pasión que se nos viene y se nos derrama, va recorriéndonos; la veo fluir, la siento palpitar con cada letra que se despoja de mis manos. Siento tocar tus muslos, tus senos, tu cuello, no dejo nada de ti sin ser tocado por mí. Hacerte el amor al entrar por tu mirada, invadirte, hacerte mía entre suspiros, sonidos; reclamar tu cuerpo como mío. Escribirte, amarte con intensa locura. Es soñar pero sentir al mismo tiempo que logras percibirme muy cálido, inundándote de mí al estar dentro de ti; sentirte como me abrazas entre tus piernas, me destruyes pero al mismo tiempo me refugias en ti. Puedo tener la piel explotando en su calor, todo lo que generas en mí al pensarte, al escribirte. Es una seducción a distancia, sin haber un abismo ni puentes; es seducir tu alma, desnudarla, consentirla sin dejar de pensar en tenerte. Es una seducci…

TE HARÉ EL AMOR SIN TOCARTE

Hacerte el amor no es entrar dulce en ti hasta caer desnudos, bañados en amor; es tratarte como mujer, dama, diosa ante mis ojos; acariciarte, seducirte sin tocarte sin olvidar que eres la mujer hermosa que danza libre ante la mirada. Te hago el amor entre caricias de mis palabras, al escucharte plácidamente para liberar tu cuerpo del día. Soy un hombre que te seducirá en todo momento, soñándote con tierna lujuria y consentirte a cada instante. Contemplar tus ojos de océano cuando se abren en júbilo con los detalles que coloco en tu día; espantar fantasmas y noches para que tu sueño te sea una delicia. Te haré el amor sin tocarte, sin cuerpos, delicadamente al recitarte el majestuoso destello que destilas al caminar y escribir sobre tu piel las palabras que intentan torpemente el vestirte, ensalzar la belleza de tu mirada. Hacerte el amor es tratarte divinamente como mujer.

DESEO TU ESPALDA (poesía erótica)

Me preguntas qué es lo que observo de ti, respondo fácilmente pues me encanta tu espalda que se oculta de mí, ese lienzo que mis labios han deseado tocar para vestirlos con la locura que sólo mis besos podrán sembrar en tu piel; conjurando hechizos donde podré saber del tiempo al sentir tu espalda desplegarse ante mí, degustando cada forma, sintiéndome rendido y protegido ante los espacios que tu figura me entrega, oasis y dunas que danzan, se excitan en cada caricia que aviva el fuego naciente de tu vientre, cerrando tus ojos para deleitarte, sentir a profundidad mis besos, mis manos tocarte y saberlas suaves pero también sentirlas como garras que te atrapan, te reclaman mía; trazar con mi lengua las fronteras exactas para poder volar sobre la piel de tu espalda... preguntas qué observo de ti, observó con los ojos cerrados el deseo de tener tu espalda en el abrazo cálido de mis labios, encendiendo las antorchas que darán paso al Circo Erótico donde somos dos dispuestos a perdernos fuera del universo, ocultos del sol y …