sábado, 5 de septiembre de 2015

UNA BOTELLA MÁS, LA ÚLTIMA

Aquí, una vez más
abriendo otra de mis botellas
que arrojo al mar
en busca de respuestas,
pero sé que eres tú
quien ahora está leyendo esto,
la persona que me ha marcado el alma
con un hechizo,
y estas palabras son para romperlo;
para deshacerlo, dispersarlo,
ahogarlo en lo profundo del olvido;
me libero de ti,
de las marcas que dejaste en mi carne,
los aromas de tus besos,
de tu voz, de tu cuerpo...
libre de todo lo que dejaste mí,
cerrando el pacto, destruyendo el candado
que una vez pusiste en mi espíritu.
Sé que lo sabes,
y sientes en tu corazón
una daga ardiendo
porque lo que se hace irresponsablemente
regresa, regresa para cobrarse;
no es que lo desee
pero no puedes engañar al universo
dentro de su juego.
Es momento de partir de tus recuerdos,
ya estoy libre, no regresaré;
tengo mi vida, amo mi vida
pero desde hace mucho
que ya no formas parte de ella
aunque luego te aparezcas
para observar lo que tengo,
degustar de mis pasos, de mi sendero;
estoy libre, aceptémoslo,
tu hechizo se ha roto, por completo.
Enciendo una veladora en tu nombre,
es lo último que haré,
y sólo en honor a las personas,
que como yo,
han caído en un hechizo
sin pensar en las consecuencias
cuando lo invocaron,
liberando demonios
que hasta la fecha
no han encontrado alivio.


POEMA: Una botella más, la última.
AUTOR: Luis Antonio González Silva


 Instagram
Publicar un comentario