jueves, 23 de julio de 2015

ERES MI FANTASÍA, MUJER (poesía erótica)

Saberte, conversar contigo
e imaginarte en estos momentos;
imaginar tus labios,
el brillo en tus ojos, esas mejillas
que abrazan tu sonrisa.
Imaginar el pelo
que acaricia la piel de tu rostro;
imaginar todo eso en estos momentos.
Es un instante único, como las olas del mar
que llegan a la costa y luego regresan al mar.
Son instantes que no se repiten,
que se aprovechan por completo y sin pensarse,
sin dudas ni miedos.
Es ahora que uno, que alguien como yo,
repite ese nombre que te adorna, que te gira,
que te danza en el alma.
Se repite quedito, muy despacio
para que salga del cuerpo a pasear
por los vientos de la noche
que se encuentra en calma.
Segundos de tranquilidad antes de la tormenta
que llega cuando invades
el pensamiento del poeta;
porque luego todo se torna en letras
que quieren expresar tu cuerpo,
tu piel, tu alma…
Es un caos de sensaciones
que inundan a quien te piensa,
ahora yo te pienso, y el caos
me invade contigo como pensamiento.
Es un fuego que emerge de uno
para nadar por los cielos,
que baja en un relámpago y vuelve al cielo.
Es un fuego
que congela todo pero sana heridas,
es un fuego que anda como loco,
como sonámbulo por todos lados
en donde tu nombre sea invocado.
Ese fuego se manifiesta después de un tiempo
con forma única, exacta.
Se delinean tus brazos, tus piernas,
caderas, pies, manos,
espalda, cuello, tu rostro y cabello.
Ese fuego se hace de ti,
tu forma, tu cuerpo entero.
Así vienes a mí en estos momentos.
Desnuda, o como yo desee,
te visto con ropas que mi locura recuerda
pero ya sé
que dentro de todo eso estás para mí,
transparente, desnuda.
Caminas, te detienes,
descansas sobre una silla
o lo que yo quiera;
pero vienes a mí,
como yo deseo, como te imagino.
Hay veces que jugamos un juego
que con cada reto,
acción tiene más intensidad;
otras veces es fugaz
por el deseo consume
más rápido que deprisa mis entrañas.
También me gusta
tomarme mi tiempo contigo,
con ese fuego que se hace tu cuerpo,
tu mente y tu espíritu;
tener el tiempo congelado
para tenerte siempre conmigo.
Fantasías vienen,
recuerdo las mejores o pienso nuevas
para disfrutarlas contigo.
Después de pensarte, mujer;
abro los ojos
y dejo que mi cuerpo me guíe a ti,
porque sólo resta
dar un par de pasos o un poco más
para ir a tu encuentro, tomarte de la cintura,
quitar el pelo de tu oreja para decirte
lo mucho que he pensado en ti,
que he fantaseado contigo por completo
y lo mucho que deseo
con hacerte el amor en estos momentos.


Libro: La noche del Jaguar
Autor: Luis Antonio González Silva

Me presentaré leyendo este libro el próximo sábado 25 de julio en Cultus (cafetería ubicada en calle 16 de Septiembre, #64, Colonia Centro, Chetumal, Qroo. -Entre calles Obregón y Zaragoza)

Para mayores informes, dale click AQUÍ. Comparte esta publicación, me ayudarías mucho. ¡Gracias!







Instagram
Publicar un comentario