domingo, 14 de junio de 2015

VIDA EN SU SONRISA

Algún día,
tal vez mañana
pero no hoy, tal vez,
ella sabrá
porque le confesaré
todo lo que su sonrisa
siembra en mi pecho
generando los ríos que bajan
y llegan a los cielos,
los tornados de fuego,
los hielos que arden
como todos aquellas gotas de lluvia
que se hacen flores al caer,
estrellas que cantan,
tierra que deja su perfume
entre las flores
que toman el sol como su amante
y vientos que se tornan de colores
para regresar a mi pecho,
rodearme, subir, hacerme estallar
en un suspiro con su nombre.
Algún día, ella sabrá
que en su sonrisa
van personas a arrojar semillas,
cosechan libertad,
alegría, sueños y promesas;
construyen casas con chimeneas,
trazan los niños juegos sobre la tierra
y todos gritan en jubilo la vida;
las familias son prosperas,
miles de árboles frutales danzan
en cada huerto, todo se comparte
aunque no tengan el mismo idioma
porque esas gentes
que han encontrado refugio y rostro
dentro de su sonrisa
han optado por ser felices
bajo el manto de luz que ella les entrega.
Ella sabrá lo que me provoca su sonrisa,
tendrá frente a frente
esas plegarias,
esos cantos con dulces melodías;
rodeada de sabores dulces,
de néctares divinos
y dejaré caer en sus manos
la confesión que me incrimina,
que delata mis pasos,
el origen de mis suspiros
como el destino de mis ojos
que van entre sombras
a posarse en ella,
respirar el silencio
y andar con el secreto
que se guarda en mi alma
para luego darle el regalo
de mi corazón
dentro de una caja de maderas y olor,
bálsamos para las penas,
elixires que ahuyentan fantasmas,
amuletos para dar el primer paso acertado
y talismanes que ayudan a bien dormir.
Ella sabrá, todo, todo de mí... y más.


 Instagram
Publicar un comentario