lunes, 29 de junio de 2015

HERMOSA

Dentro de mis bolsillos
tenía una pizca de azúcar,
un poco de hilo rojo,
dos piedras de río
y un frasco con el aire
antes de la primera lluvia del año;
todo eso descansando en mi bolsillo
para sentirlo en mi mano
cuando buscara dentro de él
un poco de seguridad
para mirar los cielos,
andar loco pensando
en el nombre de ella
que me suena a música,
siendo aceite para una lámpara
que arde discretamente
ahuyentando fantasmas
en el danzar elocuente
de sus palabras.
Suspiro las enseñanzas
de mi bisabuelo
que no recuerdo,
pero nadan en mi sangre
gritándome el ejemplo de su apellido
para ponerme a escribir
sobre la sonrisa de ella,
un abismo que tiene una luz enorme
latiendo en el fondo
que puedo jurar que Simón de Sirene
toma mi mano,
me entrega consuelo,
carga mis alas un poco
antes de pisar mi propio Gólgota
abrazándome de la sonrisa de ella,
de aquella luz que emana
cuando se siente segura, hermosa, feliz...
por ello busco debajo de cada roca
el espacio necesario
para lanzar un suspiro
que despierte en el universo exacto
donde cerraré los ojos por siempre
y saber que ahí está,
sin darme cuenta que la muerte viene,
que pasa lentamente a mi lado;
estar prendido de ella, de sus labios,
deseando un beso,
lamer el néctar bendito
que sólo puede emanar del amor verdadero
cuando dos miradas impactan
en una melodía sorda
llena de luces, de energía
para construir lo que realmente
se le llama vida.




 
Instagram
Publicar un comentario