Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2015

HERMOSA

Dentro de mis bolsillos tenía una pizca de azúcar, un poco de hilo rojo, dos piedras de río y un frasco con el aire antes de la primera lluvia del año; todo eso descansando en mi bolsillo para sentirlo en mi mano cuando buscara dentro de él un poco de seguridad para mirar los cielos, andar loco pensando en el nombre de ella que me suena a música, siendo aceite para una lámpara que arde discretamente ahuyentando fantasmas en el danzar elocuente de sus palabras. Suspiro las enseñanzas de mi bisabuelo que no recuerdo, pero nadan en mi sangre gritándome el ejemplo de su apellido para ponerme a escribir sobre la sonrisa de ella, un abismo que tiene una luz enorme latiendo en el fondo que puedo jurar que Simón de Sirene toma mi mano, me entrega consuelo, carga mis alas un poco antes de pisar mi propio Gólgota abrazándome de la sonrisa de ella, de aquella luz que emana cuando se siente segura, hermosa, feliz... por ello busco debajo de cada roca el espacio necesario para lanzar un suspiro que despierte en el universo exacto don…

COMO QUISIERA

Quisiera tener tu voz sólo para mí, para guardarla en mi corazón, andar loco y perdido, buscando esos detalles en ti, nadando en tus palabras y volando por tu mirada; quisiera tener esas manos donde recae la vida sólo para mí, para mí y nada más y saber que el tiempo se nos escurre cuando tomas mi mano con tu mano para decirme quedito al oído que no debo temer a la muerte porque estás conmigo; quisiera tener tu mirada únicamente para mí, grabarme en ella, sentirme hombre, fuerte y poderoso para andar protegiéndote del tiempo y quisiera tener tu sonrisa sólo, sólo para mí para avivarla, darle de comer el fuego de mi corazón que puedo poner en tus manos para que nunca, nunca, realmente nunca te falte nada.


VIDA EN SU SONRISA

Algún día, tal vez mañana pero no hoy, tal vez, ella sabrá porque le confesaré todo lo que su sonrisa siembra en mi pecho generando los ríos que bajan y llegan a los cielos, los tornados de fuego, los hielos que arden como todos aquellas gotas de lluvia que se hacen flores al caer, estrellas que cantan, tierra que deja su perfume entre las flores que toman el sol como su amante y vientos que se tornan de colores para regresar a mi pecho, rodearme, subir, hacerme estallar en un suspiro con su nombre. Algún día, ella sabrá que en su sonrisa van personas a arrojar semillas, cosechan libertad, alegría, sueños y promesas; construyen casas con chimeneas, trazan los niños juegos sobre la tierra y todos gritan en jubilo la vida; las familias son prosperas, miles de árboles frutales danzan en cada huerto, todo se comparte aunque no tengan el mismo idioma porque esas gentes que han encontrado refugio y rostro dentro de su sonrisa han optado por ser felices bajo el manto de luz que ella les entrega. Ella sabrá lo que me provoca s…

DIME...

Di sí y pondré mi corazón en tus manos, dejaré atrás mi vida para hilar una junto a ti, enterraré temores para ser fuerte para ti, grabaré mi nombre con tu sangre, endosaré cada para parte de todo mi cuerpo para que lo reclames. Di ven y dejaré mis pasos, pondré mis alas en tus manos, te acompañaré al fin del mismo universo, cambiaré de idioma, renunciaré a mi religión por ti, andaré viendo con tus ojos y depuraré mis palabras para que naden junto a ti. Di aquí a mi lado y mis manos serán tuyas, forjaré con ellaS destino, un castillos, un valle y mil soles en el universo que construiré para ti; pondré felicidad en tus labios aunque mi vida se extinga por saberte sonreír, siempre sonriente. Si me dices ser el elegido en ti, de tu corazón me desprenderé de mi vida para ir a volar a tu lado... no sacrifico nada ni cambio, permuto o renuncio porque todo este tiempo en mi vida te he esperado y sin ti, seguiré volando entre las sombras en busca perpetua de que me digas: sí, ven, aquí a mi lado, elegido de mi corazón.



CALLADAMENTE

La observa mientas murmura su nombre entre labios, entre suspiros que van arropando su nombre, plegaria eterna para librarlo de las sombras y conectarlo a la vida; falto de promesas, ausente de fe y creencias encontró en ella la fuerza necesaria para darse la oportunidad de vivir. La observa, calladamente la observa desplazarse por la luz que entra tímida para acariciarle el rostro, llevando su mirada de fuego que se contempla con el suspiro de una gota de agua apunto de caer desde un pétalo en medio de un mar de rosas blancas. La observa, cierra los puños del alma para declarar su promesa, jurar ante sus miedos y dudas que romperá por ella; gritando sordamente ante Dios y el universo que cuando él la observa su corazón emprende el galope canto de la muerte para ir en eterna procesión a la vida. La observa, y ante ella, ahí, callado, va a dando pasos al destino donde se ha decidido a ser un hombre digno para ella, para saberla feliz por siempre, dando su propia vida porque ella mantenga por siempre encendida la lámpara…

BIENVENIDA

Envuelve en la sonrisa cálida y amorosa de la esperanza, esperando ahí, con las manos abrazadas a que sus ojos sean observados como ella mira desde lo profundo del hermoso lago que tiene por corazón. Ella nada en un pensamiento, se convierte en viento, trasvasa mis suspiros y advierte su llegada con la luz de diez luciérnagas que se posan en su cabeza como un corona, adornando por siempre su mirada. Pongo en sus manos este nombre gastado en el espejo del suyo, notando la diferencia entre ella y yo, distinguiendo el inicio para provocar un seguir, continuar, sabernos que ha llegado, es el momento de ahora cuando las piezas han caído en su lugar. Ella, con aquel nombre bendito, y yo, nadando en letras, en pensamientos e ideas para tratar de no perderme encontrando la manera de estar arropado por el primer brillo de su mirada, estando ahí, siempre, presente en ese instante cuando el sol la despierta.



OYE, ESTOY AQUÍ...

Oye, quiero escucharte, inundarme de ti y saber que puedo poner mi nombre al resguardo de tus manos.
Cuéntame, quiero saber, dime… atento a ti, volando en cada palabra que encuentra su lugar en mis valles y campos.
Oye, estoy aquí… no me iré, no importa lo complicado, seguiré aquí después del amanecer.