lunes, 20 de abril de 2015

LA LOCURA EN TU NOMBRE

Acaricio tu nombre suavemente
al tacto de mis labios
cuando te nombro como plegaria
derramada en un suspiro;
juro por la vida
que tu nombre me sabe a vino,
tenue sabor de maderas
impregnando mi lengua,
estallando en su recorrido
hacia la fuente de mi cuerpo
y reposado en aromas suculentos
que van embriagándome de ti,
recitando tu nombre tantas veces
para sentirte debajo de mis parpados,
saberte aquí, cerca,
donde mi respiración toca tu piel,
la estremece, la perturba,
y mi boca vuela a tu cuerpo
para tenerte, poseerte en cada beso
hasta desnudarte, liberarte de miedos.
Suspiro hondamente
para regresar a mi estado
y emprender el viaje, una vez más,
donde tu nombre es alimento
para la locura que me has dejado.





















 Instagram
Publicar un comentario