jueves, 16 de abril de 2015

LA ISLA DE TU CUERPO

Naufragar en la isla de tu cuerpo,
perderme en ti,
explorarte, adentrarme en la selva
que va acariciando mi piel,
devorándome en cada paso;
penetrar las sombras de ti,
buscarte, encontrar aquella luz
que me llama, me pide,
me clama en suspiros entrecortados
cuando la humedad crece
y la noche se deja caer en mí,
vistiéndome con el manto sagrado
de los perfumes que destilas
apenas se posa la luna en tu mirada;
perdido, sediento de más
en el laberinto de tu cuerpo,
recorriendo la isla
donde he naufragado,
subiendo por tus palmeras,
hambriento de los frutos
que tienes para mí,
sintiendo como se me derrama
por la comisura de los labios
el néctar y la fragancia
que va tocando mi cuerpo,
impregnándome cada vez más
de lo dulce y exótico que tienes para mí.
Penetrándote cada vez más
hasta hallarme en el ojo de agua
que descansa plácidamente
fuera de toda mirada,
desnudo, libre, consumido en deseo,
me adentro a tus aguas
para perturbarlas, nadar,
llegar hasta el fin de ti
y tomar con mis manos
la estrella que explota
cuando mi cuerpo se derrite sobre el tuyo
para contemplarnos fuera de nuestros cuerpos,
unidos, yo dentro de ti,
tu siendo mía, penetrada,
ambos sucumbiendo ante la realidad
que nos aborda, nos lleva al infinito
donde el cielo y el infierno
no existen, son lo mismo,
porque nos hemos extinguido
al hacernos el amor
para formar parte del universo.



 Instagram
Publicar un comentario