miércoles, 4 de marzo de 2015

SOL VIEJO EN CHETUMAL

El sol viejo
camina por las calles de Chetumal
invitando a los sonidos
que ratifican la tarde,
se oyen los elotes tiernos,
que han llegado los esquites,
los tamales se hacen presentes
(horneados, torteados o colados)
y la bocina de la bici del panadero,
todos recorriendo las calles
en busca del comensal,
gusto por los panes a la leña,
por los elotes, y a veces, por las marquesitas
a domicilio, manjar suculento
de la nutella y el queso de bola
en la oda de sabores
para engalanar el paladar;
benditos quienes van de calle en calle
con el sol viejo en sus espaldas,
anunciándonos que la noche llega,
despertando a los murciélagos
para que les pasen la estafeta de los cielos;
los gatos se estiran
para emprender el andar nocturno
en busca de espíritus y espectros,
gendarmes de nueve vidas.
El sol envejece más
y los tamales, elotes, panes y marquesitas
ya han comenzado a desfilar.

Instagram

Publicar un comentario