miércoles, 18 de febrero de 2015

ÁNGELES

Está bien llorar,
dejar en libertad algunas lágrimas,
abrazos cristalinos,
nos enjuagan en la paz y dicha
que pronto llegará;
seca tus ojos con cuidado,
suspira profundo, suspira bien;
inúndate de vientos cálidos,
cierra los ojos un momento
permitiendo que venga lo bueno...
Sonríe, no lo dejes ir;
acaricia el espacio
con la luz de tu sonrisa,
evoca lo sacro, lo divino
en un acto seguro, ¡páusalo!,
que vuele lejos
porque es en una sonrisa
donde se porta otro mensaje
así como en el llanto,
como también en un abrazo;
palabra de apoyo; al proteger,
al hacer y decir,
porque nuestros actos
nos separan levemente
de una realidad
si es que cada acción
es con el corazón entregado,
sin esperar, sin buscar
pero encontrándonos con reacciones
como ondas en el estanque
cuando la luna se posa,
es invitada a nadar en él;
nunca te olvides, nunca lo pienses,
sólo actúa, permite a tu alma
ser libre de pesos y pasados,
llora, grita, canta y sonríe;
no olvides, pero nunca, nunca lo olvides,
que nuestras acciones son grandes
no importando si son simples,
porque no sabes quien mira tu sonrisa,
tu llanto, alegría o tristeza;
y no sabes, tal vez nunca lo sepas,
que eres un ángel, ser de luz y eternidad
por ser mensajero de la verdad
nacida de un corazón
que entrega sensaciones
libres de prejuicios y pecados;
eres un ángel ante los demás
aunque te mires al espejo
como un ser humano más.


 Instagram
Publicar un comentario