domingo, 20 de julio de 2014

UNA TAZA DE CAFÉ...

Es en el café
donde siempre te recuerdo,
   siempre estás
ahí de una forma presente,
   nada etérea,
sublimemente tangible entre el aroma
y el sabor del café.
Es cuando siento el calor
de la taza en mis manos
cuando logro
saber que son tus manos
   las que llegan
para cerrar mis ojos
   y entregarme a ti.



Publicar un comentario