lunes, 28 de julio de 2014

LA MARCA DEL PLEAMAR

En el frágil vaivén
  que tiene el mar
cuando besa la costa
  incrementando dulcemente
la marca del pleamar;
  es cuando pienso en ti.
Recuerdo tu figura blanca
  y tan tersa a mis ojos;
pero ha llegado el momento
  en que le digo adiós
a todo lo que fue,
  lo que es y lo que puede ser.
Olvidarte, fingir olvidarte
  para andar con mis propias alas,
enamorarme de alguien que no seas tú,
  muy ajeno a ti, a todo,
y vivir esta nueva vida
  sin estar pensando si me amas,
si aún me amas
  o si algún día vendrás.
Me despido de la tortura de tu presencia,
  cierro los candados en sus puertas
para dar la media vuelta a ti
  y andar pleno, vivo,
sin ti, sin tu presencia como fantasma.
  Adiós, sólo adiós
para liberarme de ti
  y avanzar a vivir, vivir...
muy lejos de ti.




Instagram
Publicar un comentario