jueves, 31 de julio de 2014

JUEGO DE CONQUISTA (poema erótico)

Cálidamente muerdo tus labios,
puerta de entrada a tu cuerpo
donde tu alma es el guardián
derramándose por tu mirada;
muerdo, tierna y salvajemente
muerdo tus labios de cereza;
y los tomo prisioneros de mí,
derribando las puertas de ti
permitiendo al ejercito etéreo
de besos, de caricias, y hambre
de tu cuerpo, de saciarse de ti,
baje en desquiciante procesión,
arrebatándote de este tiempo
al capturar, tomar, secuestrar
y  morder de tus senos dulces
que indican la derrota ante mí
cuando tus piernas se expresan
como fieras serpientes marinas
buscando el fuego del cielo.
Son mis manos las que llegan
a ellas como cientos de sombras
que buscan envolverlo todo
entre caricias, avanzada indómita
donde mis labios esperan  la señal
para caer como aves de rapiña
y así reclamar el fruto de su presa.
Entregar a tus piel el frágil toque
que se multiplica, se muestra infinito
convirtiéndose en fuego y relámpago
para entregarse a mí en dulce
y exquisita rendición…
pero cuando se da la señal de ataque
tu cuerpo despierta del éxtasis
para volcarse a la dominación de mí;
donde tus besos aprisionan mi ser
dentro de los laberintos de caricias
que pones ante mí, ante lo que soy
doblegándome por completo
al ritmo que se esparce en resonancia
de ti, de tu cuerpo, de tu sexo;
marcando la pauta para esto
y voy rendido a caer a tu abismo,
cuando me sientes dentro,
explorando tu santuario que arde
ante el perfume de miles de amapolas
que se abren para recibirme, albergarme
ante la bienvenida de este fuego
que cada instante exige morir contigo;
adentrarme, más, más, perderme en ti
al estar recorriendo en grandes bocanadas
de placer el laberíntico santuario de ti.
Lo que empezaba como una conquista,
ahora, al morir juntos, en espasmos
que salen, escapan de nuestras bocas
para vestirnos de nosotros y sabernos
que no hay conquistad o vencido,
que sabemos ahora que siempre
me darás la muerte, siendo tú
mi hermoso redentor cuando el placer
 nos estalla en un orgasmo naciente
del fruto de nuestros cuerpos.



Instagram
Publicar un comentario