sábado, 31 de mayo de 2014

TRES CARICIAS

I

Volar con caricias
sobre tus piernas
para sentir
que la muerte existe
y no temerle,
saber que soy mortal
ante lo terso de tu piel.

II

Cae sobre tu cuello
la divinidad de lo hermoso
cuando dentro del éxtasis
ahogas con un espasmo
un grito sordo,
un manjar en silencio,
sonido de la explosión culminada
en la seducción de tu mente y de tu cuerpo...

III

¿Por qué les impedimos
a nuestra manos el unirse,
abrazarse como lo hacían
en aquellas noches
donde nuestros nombres
eran un sólo nombre,
cuando nuestra piel era un valle
que volábamos con los ojos cerrados
y que explorábamos
como dos ciegos en un sólo cuerpo?



Publicar un comentario