domingo, 4 de mayo de 2014

LA CIERVA Y EL JAGUAR

Gota de sudor, elixir de tu esencia
que nace en tu cuello,
respuesta de la caricia del sol;
y baja en ti, recorriéndote,
busca, haciendo en tu cuerpo
el sendero de lujuria
para llegar y anidar en tu vientre
despertando en mí
el continuar del mismo
para ir recorriendo tus muslos,
tus piernas… llegar a tus pies
en espera de otra gota de ti,
beberla, sentir el calor que me ofrendas
al tocarte, penetrando mi piel;
seducirte con caricias
como me seduces con cada movimiento
marcando tu figura;
sonrisa, tu andar de Cierva inocente,
brava, altiva…
deseo del Jaguar por poseerte.




Publicar un comentario