domingo, 4 de mayo de 2014

EN UNA SONRISA TUYA

En tu sonrisa
colocas la dosis de dulce veneno
para que mi alma quede
de ti impregnada.
Me consume tu fuego
envolviéndome en tu sensualidad
con cada paso que entregas
para que le viento
arrope tu cuerpo.
Morena, inocente e indefensa,
pero es ahí donde nace
lo hermoso de tu sensualidad
porque siendo Cierva en el monte
tienes la bravura, la fuerza,
en cada movimiento tuyo.
Sonríes, y rasgas el ambiente
con tu presencia;
es tu voz la que destroza
cada una de mis barreras
poniendo en el laberinto de mi mente
la semilla que germina
en los pensamiento de tenerte,
saber en mis labios
el sabor de tu piel morena;
desnudarte, sentirte latir junto a mí
y desprendernos de este mundo
para viajar hacia la muerte
sin los temores o las dudas
mientras nuestros cuerpos
se fusionan en el cadencioso vaivén
que sólo la danza de amor
que lo llama para que venga a poseernos,
siendo nosotros su carne, sangre y esqueleto.
Morena, Cierva que recorre mis sueños
y me dejas perdido
con tan sólo una de tus sonrisas.




Publicar un comentario