Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2014

TRES CARICIAS

I
Volar con caricias sobre tus piernas para sentir que la muerte existe y no temerle, saber que soy mortal ante lo terso de tu piel.
II
Cae sobre tu cuello la divinidad de lo hermoso cuando dentro del éxtasis ahogas con un espasmo un grito sordo, un manjar en silencio, sonido de la explosión culminada en la seducción de tu mente y de tu cuerpo...
III
¿Por qué les impedimos a nuestra manos el unirse, abrazarse como lo hacían en aquellas noches donde nuestros nombres eran un sólo nombre, cuando nuestra piel era un valle que volábamos con los ojos cerrados y que explorábamos como dos ciegos en un sólo cuerpo?


FRAGMENTO....

¾…lo sé, hermano, pero me he enamorado por su voz, y es que no es un sonido sensual, tampoco es una voz dulce y tersa ni siquiera es una voz para cantar, de hecho, no canta bien y su voz es extraña, no es rara, es extraña pero me agrada. Lo sé, y no me mires de esa forma, hermano, pero te juro por tu Dios, por eso que considero divino y por todo aquello que llamen Dios, que es la voz de la cual me he enamorado, es la voz que quiero escuchar cada noche y de ella saber cómo danzan las palabras… es la voz perfecta para escuchar por siempre: ¡Buenos días!


--fragmento de novela EL DIARIO DE UN SONÁMBULO--

POEMAS Y EL AZAR

QUIERO…
Quiero ser pueril, al menos por un instante… pero tu nombre se ve hermoso 
junto a mi nombre cuando pregunten por nosotros;
cuando nos vean dentro de una fotografía y nuestros nombres desfilen al contar la historia del encuentro, del cómo el Pacífico se unió al Mar Caribe por medio del canal de una mirada, de una sonrisa, de un secreto…
quiero jugar a ser pueril y decir en palabras nada poéticas que tu nombre adorna perfectamente a mi nombre cuando lo escribo con puño y letra.



RELATIVIDAD
Un día sin ti me hace pensarte cien años; un suspiro contigo me hace soñar por una eternidad.
Quiero que seas tú a quien le entregue mi soledad.



ACCIÓN-REACCIÓN-REPERCUSIÓN
Consumirnos dentro de una historia que hará brillar a muchas más, reacción en cadena, cadena de reacciones que gritan como ondas dentro del estanque; somos acciones que creamos, historias que resuenan y reverberan para generar sonido. Somos, somos, sí, eso somos, somos eso, y somos más.



A ELLA
Su mirada

UN JUEGO MÁS DEL AZAR

Observo el reflejo de mi rostro en lo profundo del estanque provocado por la taza de café americano que se resguarda en mis manos. Me observo dentro, polarizado, en una oscuridad deliciosa siendo bañado por la luz de la lámpara sobre mi cabeza. Es en una taza de café donde se desenvolvió la marca que ahora tiene mi hombro derecho, que aún duele de manera dulce y majestuosa.

Al cambiar de ciudad, no sólo empaqué ropa, libros y algunos objetos que me recordaran mi origen, también empaqué algunas costumbres como la caminar descalzo por mi casa, aunque con los calores del Caribe mexicano, pues, resulta algo normal; o aquella costumbre que adquirí para escribir: ir a una cafetería, sentarme, escribir o leer mientras escucho una de las track list que he diseñado para toda ocasión de mi vida en letras; cuando la mesera se acerca a preguntarme qué deseo ordenar, siempre digo que deseo un café americano y un vaso con agua y hielo. Aquí, en mi nueva ciudad, no fue la excepción. Una hermosa rutin…

LA CIERVA Y EL JAGUAR

Gota de sudor, elixir de tu esencia que nace en tu cuello, respuesta de la caricia del sol; y baja en ti, recorriéndote, busca, haciendo en tu cuerpo el sendero de lujuria para llegar y anidar en tu vientre despertando en mí el continuar del mismo para ir recorriendo tus muslos, tus piernas… llegar a tus pies en espera de otra gota de ti, beberla, sentir el calor que me ofrendas al tocarte, penetrando mi piel; seducirte con caricias como me seduces con cada movimiento marcando tu figura; sonrisa, tu andar de Cierva inocente, brava, altiva… deseo del Jaguar por poseerte.



EN UNA SONRISA TUYA

En tu sonrisa colocas la dosis de dulce veneno para que mi alma quede de ti impregnada. Me consume tu fuego envolviéndome en tu sensualidad con cada paso que entregas para que le viento arrope tu cuerpo. Morena, inocente e indefensa, pero es ahí donde nace lo hermoso de tu sensualidad porque siendo Cierva en el monte tienes la bravura, la fuerza, en cada movimiento tuyo. Sonríes, y rasgas el ambiente con tu presencia; es tu voz la que destroza cada una de mis barreras poniendo en el laberinto de mi mente la semilla que germina en los pensamiento de tenerte, saber en mis labios el sabor de tu piel morena; desnudarte, sentirte latir junto a mí y desprendernos de este mundo para viajar hacia la muerte sin los temores o las dudas mientras nuestros cuerpos se fusionan en el cadencioso vaivén que sólo la danza de amor que lo llama para que venga a poseernos, siendo nosotros su carne, sangre y esqueleto. Morena, Cierva que recorre mis sueños y me dejas perdido con tan sólo una de tus sonrisas.