jueves, 3 de abril de 2014

¡DESNÚDATE! (poesía erótica)

Desnúdate,
quiero ver cómo te desnudas para mí...
será el único tacto suave
sobre tu piel
porque mis garras
se posarán sobre ti.
Tu cuerpo será fusionado al mío
dentro de la vasija que formaremos,
llenándola de caricias, besos y promesas;
seremos eternos,
seremos amor,
suspiros, recuerdos,
emoción y deseo.
Posaré en tu sombra mis palabras,
en tu piel las caricias de mi voz
y en tus ojos dejaré caer
pequeñas gotas de mi esencia
para que me observes en todos lados
y vayas recordándome,
diciendo mi nombre
evocando la conquista
que mis manos dejaron sobre ti.
Te deseo desnuda, libre, entregada
porque vienes a mis laberintos,
los recorres, me aprisionas con tu ser
y caigo cada vez más profundo
en el bello abismo de tu cuerpo,
de tu alma y espíritu.
Desnúdate, porque el tacto suave
de tus manos
será lo único terso que tendrás
porque ya mi cuerpo desea, grita,
anda hambriento de ti, siempre de ti
y clama explotar junto a ti
en la hermosa esfera
que nos llevará a la muerte pequeña
para encender una estrella
dentro de nuestro jardín oscuro.
Mujer, desnúdate…
que al hacerlo, nos tendremos libres
para entregarnos uno al otro
y haremos con estos cuerpos
el monumento perfecto de la eternidad:
la unión de dos cuerpos
que hacen uno sólo
para que el amor venga
y nos liberé, nos lleve con él
a los campos eternos
y vivir plenamente
bebiendo de la ambrosia
que generan nuestros cuerpos.




Publicar un comentario