sábado, 22 de marzo de 2014

VALENTINA (poesía erótica)

Tu mirada al vacío,
pero explica mucho más;
tu silueta al caminar,
ese andar tan felino,
una pierna, la otra;
eres a quien tanto
he soñado últimamente.
Invades mis pensamientos,
y el escuchar el sonido
de ese par de tacones,
me hace imaginarte
como lo he visto en mis sueños.
Sentir tu piel tocando la mía,
respirando de ella,
saciando mi sed de ti con besos
y no dejándote escapar de mis brazos.
Te sueño que vienes a mi habitación,
me tocas el rostro,
y es cuando el aroma de ti
despierta e inunda mis sentidos.
Con sólo verte caminar,
mientras tu mirada va hacia el infinito,
momento excitante.
Mirarte fumar,
como haces tus labios al hacerlo,
tu boca es tan sensual
en cada movimiento
que despiertas en mí,
el deseo de poseerte al instante,
amarte de tantas formas
que ni en sueños pueda existir.
Respiro de ti,
y pienso en lo hermoso de tu cuerpo,
cada forma, pliegue y sensación del mismo.
Quiero estar a tu lado,
sintiéndote y que me sientas amarte tanto.
Tu voz
no es un sonido cualquiera,
es la melodía perfecta
que hace que mi cuerpo se estremezca.
Hasta el acto de nombrarme
para una acción burda,
me hace sentir dentro de tu cuerpo.
Ahora,
me despierto y me miro al espejo,
sudando, un tanto tembloroso.
Te he soñado varias noches,
y en cada una de ellas
somos amantes nocturnos;
de día somos compañeros de vida,
pero al caer el sol despertamos
el calor de nuestros cuerpos, juntos.
Estallamos cada vez
de manera diferente,
nos divertimos jugando al sexo,
haciendo castillos de placer
en cada acto amatorio
y nos confesamos con caricias
los más grandes secretos;
tatuamos en nuestros ojos
las formas de nuestros rostros
al besarnos,
al tocarnos,
y derramándonos uno al otro.
Te deseo mucho,
no puedo quitar la vista
de tu cuerpo cuando caminas;
cuando te sientas y sonríes;
siento que quiero quitarte las ropas,
abrirme paso entre tu ser,
ser quien esté amándote
al menos por una noche,
un instante en que pueda calmar este deseo
que ha nacido por estar contigo.
Cada día,
te observo secar tu cabellera
al salir del baño,
puedo apreciar el perfume
de tu piel limpia,
tan pura como las plumas
de un ave jamás vista.
Es cuando pienso en los sueños
en donde me has visitado,
y hemos hecho el sexo,
y hemos tenido amor.
No debe ser normal soñarte
de esa manera
pero tu presencia cerca
levanta mis pasiones sobre ti.
Miras callada la ventana,
es suficiente para excitarme de ti;
recorrer tu piel con mi piel
y saborearte entera, sin condiciones.
Te sueño despierto,
nos besamos sin usar los labios;
sólo placer y placer,
y ya.
No hay palabras,
hay caricias, muchas.
Nos fusionamos
Y nos separamos para ser
quienes somos;
sueño con que me sueñes
de la misma forma,
así, en sueños estaremos
consientes de este deseo,
culminarlo en pensamientos
y continuarlo con la carne.
Mirarte comer, beber;
¡eres sensual!
Mil formas y de ninguna;
eres sensual para mis ojos,
para mi boca,
mi piel y mi cuerpo.
Cada fibra,
partícula de mí te ha imaginado desnuda,
te sienten cerca de mí…
Pero ahora,
sólo me conformo con soñarte.
Haces una vida,
y no te das cuenta
de lo que haces,
hacemos en sueños.
Hoy, sólo soñare contigo, Valentina.
Porque entre tanto y tanto,
te deseo,
pero no ahora,
no mañana;
te deseo en el momento indicado.


…poema perteneciente al libro LA NOCHE DEL JAGUAR (poesía erótica). En el siguiente enlace puedes conseguirlo:





Publicar un comentario