viernes, 7 de marzo de 2014

DORMIR SIN SOÑAR

Estoy cansado,
la espalda me mata
y los cigarrillos
ya no sanan mis días ni mis letras.

El médico reclama que descanse,
los amigos dicen que tome vitaminas
y el vagabundo de la colonia sonríe
cuando le saludo para gritarme
que el mundo se acabará por los pecados de la carne…

El mundo siempre va a girar,
el sol siempre nos llegará ocho minutos tarde
y los colores son una ilusión del corazón.

Estoy cansado,
y tomo la decisión de no pensar en mujeres...
estoy hasta la madre.
Me daré un ayuno de mujer unas semanas,
tomar jugo, dejar de fumar,
buscar una nueva adición
pero sobre todo,
dejar de dormir sin soñar.





Publicar un comentario