sábado, 1 de marzo de 2014

¿CÓMO PUEDO, MUJER?

Para una gran mujer, para Trilce Acosta.


¿Cómo puedo poner en tus labios
una sonrisa bajo el néctar del membrillo
y así logres pensarme,
al menos por un segundo,
que he sido yo
el que he colocado tiernamente en tus labios
una sonrisa que se va desbordando
con el pasar del día;
todo para que me tengas
al menos por un instante
dentro de tu pensamiento
y esté volando, soñando
que una mujer tan maravillosa,
bañada en dulce fragancia de vida
me ha pensado
por haberle colocado
una bella sonrisa?
Dime, mujer,
morena nacida dentro del sol,
dime, cómo puedo poner,
tocar suavemente tus labios
y poner en ellos
esa sonrisa que tendrá
parte de mi nombre, mi esencia
y pedacitos de esta vida...
dime, cómo le hago, mujer,
cómo hacerle,
porque no sólo será una sonrisa,
las necesarias, las suficientes
para que mi nombre te acompañe
y por una fracción de ti
tenga el honor de que me recuerdes.














Publicar un comentario