miércoles, 19 de febrero de 2014

TE DESEO EN UNA MIRADA (poesía erótica)

Tomar tus labios
como si fueran míos
al instante de mirarte,
tomarlos como míos,
acariciarlos furtivamente
con la mirada
antes de que mis manos
lleguen a ellos,
los delinean
para invadir tus mejillas,
bajar las caricias
hasta tu cuello
para tenerte frente a frente,
abrazo de miradas
que danzan temblorosas
al saber lo corre
dentro de nuestra piel.
Soltar tu cabellera salvaje,
impregnarme de ti,
de tu aroma, suculento perfume
que me hipnotiza
con el deseo, simple pero gran orden
de invadirte, conquistar tu cuerpo.
Mis manos dejan tu cuello
para emprender su destino,
ir bajando lentamente,
siendo llamadas por tu espalda
para instalarse en tus caderas
y ahí, mis manos
se convierten en sombras
que se extienden para apresarte
mientras que mis labios
sellan los tuyos
para tener en mí tu respiración.
Cada cuerpo reclama
ser expuesto, desprenderse
de las ataduras de las ropas
para volar libremente.
Sentimos el mar de la humedad
haciéndose presente,
se comienza destilar el deseo
y lo sentimos latir
en cada poro del cuerpo.
La respiración se agita,
la piel reclama,
el interior arde,
clamando saciar la sed.
Las caricias se hacen fuertes
pero deliciosas al tacto,
hay electricidad rondándonos
y tu cuerpo se abre ante el mío.
Los aromas fluyen
invitándonos a la estampida
de nuestros corazones.
Ritmos galopantes,
me sientes y puedo sentirte
al estar dentro como fuera;
repetir una y otra vez.
Soy prisionero de ti
y eres poseída por mí,
lo sabemos, nos exigimos más.
Cambiamos posiciones,
sólo una pausa para continuar,
reflejarnos uno al otro
para que nuestras almas
se penetren
al ritmo que vamos generando.
Siento tus piernas apresarme,
tus caderas arden con mayor intensidad
y no puedo contener
la furia del volcán que nace
en honor a tu cuerpo,
tu bella, hermosa femineidad.
Es tu valle en donde se derrama
el mar de mí,
temblamos, nos hacemos uno
dentro de un fuerte abrazo
para ir apaciguando
la consumación de nuestro deseo
que emprendió el camino
en el preciso instante de vernos.





Publicar un comentario