martes, 28 de enero de 2014

TE AMO, PERO...

-¿Sabes qué? Ya me cansé -Dejó de beber su té para mirarme sorprendida de lo que dije. Miré a la derecha en esa terraza, encendí un cigarrillo y la miraba con el corazón en la mano.
-¿Qué me quieres decir? –Dijo.
-Estoy cansado de esto, estoy cansado de echarle ganas a esta relación y ya no puedo.
-Todos huyen, al menos tú te tardaste más.
-A eso me refiero, estoy cansado de tener acciones para contigo y siempre estés pensando en los hombres que estuvieron en tu vida. Estás comparándome por  errores ajenos, por quienes estuvieron antes que yo. No puedo, no puedo luchar contra ti.
-Es que no me comprendes, no sabes lo que me han hecho...
-Lo comprendo, mas no lo acepto. Qué caso tiene confiar en ti, si tú no logras confiar en mí, y lo peor, lo haces por personas que ni siquiera conozco. Te he demostrado todo pero veo que cada acción será mal juzgada, estoy pagando por personas desconocidas. Me cansé de siempre buscarte, de apoyarte, de amarte para sólo recibir de ti una patada y un todos-los-hombres-son-iguales.
-¡No te vengas a ser el mártir que ni te queda!
-Ni siquiera sabes qué significa la palabra mártir, un mártir es aquel que da testimonio de la verdad con su vida. ¿Ves? Todo lo das por hecho, siempre tú y ese discurso de autosuficiencia; “ya todo lo sé, ya todo lo he vivido... nadie puede venir a enseñarme algo.” Pues hago valido tu discurso porque no te voy a decir cómo ser libre de tu pasado, quitarte todos esos prejuicios y ese rencor que te corrompe las venas; no, no seré quien te rompa todas esas imágenes porque de hacerlo, sólo te vas a "enganchar" a mí, y eso no es amor. No soy un héroe que rescata a la princesa, soy real y pido ser tratado como un ser humano. No te pido que me ames como lo hago, te pido ser tratado como igual.
-¿Ves? Todos son igualitos, se creen la divina cosa cuando en realidad no los necesitamos. Por eso prefiero estar sola; no vale la pena un hombre.
-Por ti puedo dar la vida pero ni eso te será suficiente, porque aun así me vas a juzgar a cómo te fue en el pasado. No puedo, simplemente no puedo con esto. Te amo pero...


   Se levanta de la mesa muy enojada, no se despidió. Sólo se fue y nada más.
No me gustó la idea de este adiós tan brutal, pero nadie merece pagar por lo que hicieron personas antes que uno.


-Luis Antonio González Silva-
ILUSTRACIÓN: "Criptomnesia" por ANA APARICIO

Publicar un comentario