domingo, 19 de enero de 2014

LAS PUERTAS DEL CIELO

I

Tenerte en mi pensamiento
es como andar sonriendo
sin motivo aparente
más que saber
que eres tú
quien me provoca
este catálogo de sonrisas
que se despliegan
en el andar mis días.


II

Mirar el cielo
y sentir que ahí
es donde habita
tu hermosa sonrisa;
contemplar el mar de nubes
que ahora portan
las letras de tu nombre.


III

Llevas contigo
la puerta del cielo,
y me tienes perdidamente
soñándote despierto.
Puerta del cielo
que baña tu piel morena
para entregarme
al deseo de verte
y logres nadar en mis ojos;
seguir entregándote
los fragmentos de mi vida
como saber de las piezas de ti,
y juntos, comenzar a ensamblar
aquel rompecabezas
que llevará por nombre:
El encuentro
a las puertas del cielo.


Publicar un comentario